mi experiencia en el parto

Buenos días a todos, hoy voy hacer el post más especial de mi vida.

Os voy a contar mi experiencia en el parto, la verdad que no me es agradable recordarlo, pero después de mucho pensarlo si puedo ayudar a otra mamá en una situación igual o similar habrá merecido la pena.

Yo estaba programada para el día 25 de abril, ya que como sabréis los partos gemelares son de alto riesgo, y a la semana 37 si no has roto aguas te lo tienen que provocar, Yo dí a luz a la semana 33 +6.

El día 30 de Marzo por la mañana tenía revisión en el hospital en alto riesgo como durante todo el embarazo cada 15 días, era un día normal hasta que cuando entré en la consulta y la ginecóloga me hizo el tacto, para mi sorpresa tenía el cuello del útero borrado y dilatada 2cm, me dijo que me acercara a monitores porque estaba teniendo unas pequeñas contracciones, pero he de decir que yo no era consciente de nada de esto, yo me sentía bien

Subimos a monitores iba acompañada de mi madre, ibamos hablando como si nada, la verdad es que no estaba asustada, las nenas ya me dijeron que estaban bien y que no corrían peligro, pero si que querían verme cada cuánto tenía las contracciones. Me colocan las correas y me tienen 3h con ellas puestas, cada contracción fuerte que iba teniendo iba entrando la matrona, y ahora sí que empezaba a notar dolor, pero un dolor muy soportable.

Me dicen que si en 3h van disminuyendo las contracciones que me voy a casa, pero al ver que en vez de disminuir iban acelerándose me quedé ingresada para ir controlándome. Me abren una vía y me inyectan Atosiban es un medicamento que detiene las contracciones para no desencadenar en parto prematuro. Me pincharon en el culete corticoides para madurar los pulmones de las bebés, iban preparándolo todo por lo que pudiera pasar. Recuerdo las palabras que me dijo mi padre en monitores, “Tú de aquí ya no sales sin tus bebés” y poco se equivocaba.

Me subieron a planta y me prohibieron levantarme de la cama, no podía hacer movimientos bruscos, y todo el día enchufada al Atosiban, y bajando por la mañana y por la tarde a monitores.

El día 1 de Abril, como todas las mañanas me bajan a monitores y estoy 2 horas, todo iba bien, no se registró ninguna contracción, ellos querían aguantármelo al menos a la semana 35.

Por la tarde viene el celador y dice “Irene monitores” y yo me bajé con mi abuela porque era la que estaba conmigo en la habitación en ese momento, el celador la animó a que se viniera porque así nos hacíamos compañía ya que era muy pesado estar en una habitación 2h sola.

Pero esa tarde no fue una tarde normal, mientras mi abuela me contaba historietas de cuando era pequeña y chistes, empecé a notar unos dolores más fuertes que los anteriores. la matrona y los ginecólogos que lo controlaban el monitor desde fuera, entraron y sin paños calientes me dijeron que algo no iba bien, y que tenían que provocarme el parto.

Imaginaros mi estado de nervios, solo lloraba y preguntaba, si mis bebés iban a nacer bien, me dijeron que por eso mismo iban a provocarmelo , “fuera las podemos controlar por separado, pero dentro no”

Me rompen la bolsa amniótica y ahora si que empiezo a tener contracciones muy dolorosas, me hacen un tacto vaginal y me dicen que ya estaba dilata de 4cm, que ellos me avisan cuando pueda empezar a empujar, estuve 1h con contracciones de parto, cuando entran dos ginecólogos y un pediatra y me dicen que esta pasando una cosa extraña que no se da de normal pero que hay que hacer una cesárea de urgencia para sacar a las bebés lo antes posible.

Les pregunto pero que esta pasando y me dicen “que el corazón de Julia latía muy deprisa y el de Sofía dejaban de verle el latido y que eso se producía porque al ser embarazo monocorial biamniotico compartían placenta y se estaba haciendo una transfusión de sangre y de alimento entre ellas.

He de decir que agradezco desde aquí a todo el personal sanitario que había en ese momento asistiéndome, si no llega a ser por la rapidez no quiero imaginarme que hubiera pasado.

En menos de 5 minutos ya me encontraba en la mesa de quirófano, el anestesiólogo, un chico majísimo, me iba explicando todo, me pincharon en la espalda anestesia raquídea, que es mucho más rápida que la epidural.

Noté como se me iban durmiendo las piernas, y cuando ya estaba totalmente dormida de cintura para abajo, empezaron con la operación. Os confieso que era un momento muy extraño, tenía un cúmulo de emociones muy grande, estaba muy preocupada, nerviosa, feliz porque iba a conocerlas ya, y pese a lo bien que me trato todo el personal me sentía sola no estaba con mi pareja en el momento más bonito y especial de nuestras vidas, la llegada de nuestras princesas que con tanta ansia esperábamos.

Primero escuché llorar a Julia y me la enseñaron jamás se me olvidara esa imagen, era super pequeñita, y parecía un gatito llorando, me dijeron que estaba bien que la pediatra iba a examinarla, y de repente oigo ya podemos cerrar, y pregunto llorando y Sofía , me dicen ya la hemos sacado y les digo pero yo no la he oído llorar y no me la habéis enseñado como habéis hecho con Julia y me dicen que no tenía latido y que las pediatras la estaban reanimando, por favor imaginar mi estado, solo pensaba en bajarme de la camilla y poder ver a mi niña.

Para tranquilizarme me dicen que mi pareja las estaba viendo y que estaban las dos bien pero que se las tenian que subir corriendo a neonatos porque estaban muy delicadas y necesitaban urgente oxigeno, etc.

Cuando terminan de coserme me llevan al post operatorio, y en el pasillo veo a mi pareja jamás se me olvidara el momento en el que nuestras miradas se cruzaron y no hizo falta hablar una sonrisa se dibujó en su cara, y sabia que todo estaba bien, me dijo no te preocupes están bien, arriba en neonatos están muy bien atendidas, dentro de dos días podrás subir a verlas en silla de ruedas.

Imaginaros como me sentía, sabía que estaban bien porque me lo decía él, pero mis ojos no las habían visto, dos días viendo solo fotos, hasta que llego el día, por fin iba a tener la cita más importante de toda mi vida, iba a reencontrarme otra vez con ellas.

Cuando subí a neonatos todo mi cuerpo temblaba, mis ojos llenos de lágrimas. La primera que ví fue a Julia, estaba super roja, tenía exceso de glóbulos rojos como os he comentado antes, y mil máquinas a su alrededor, pesó 1,900kg.  La segunda que estaba en la UCI fue Sofía, ay!! como me emociono al recordarlo, a Sofía no le ví los ojitos hasta pasados 15 días, siempre llevaba gafitas, estaba tan blanquita, y era tan pequeña que cabía en una mano, pesó solo 1,300kg. Pero una cosa que me sorprendió muchísimo de ella, era la fuerza que demostraba por agarrarse a la vida y luchar, no paraba siempre pataleando parecía que iba en bicicleta, jeje.

A los 3 días me dieron el alta, y nos fuimos sin ellas claro, otro momento amargo, me tocaba la barriga y me sentía sola, vacía.

Pero todos los días ibamos por la mañana  y por las tardes, por la mañana hacía canguro con una y por la tarde con otra, les daba pecho y esa unión conmigo las hizo muy fuertes. A los 21 días nos pudimos llevar a casa a Julia y a los 28 días a Sofia.

El momento que se volvieron a reencontrar fue mágico e inexplicable, como se tocaban, como se miraban, nunca tenían que haber estado separadas.

Pero después de todo lo pasado, miramos al frente y solo vemos mil viajes con ellas, mil aventuras, mil risas y complicidad.

Espero que os haya gustado mucho, lo he escrito con todo mi amor y en más de una ocasión he tenido que parar para tragar saliva, pero si os puede ayudar alguna mamá, me doy por satisfecha. Mil gracias a todos por estar ahí día tras día y leerme . Gracias de corazón.

6 Comments

  1. Macarena

    Lo primero de todo, decirte Irene, que gracias por contarnos el naciemiento de las princesas, me he emocionado mucho leyendo, yo te sigo desde que te quedaste embarazada y he visto dia a dia tu embarazado y como van creciendo las niñas, soy fan vuestra en serio! Me parecen las niñas mas bonitas de instagram y tu, que decir me pareces una persona increible de buena.Julia y Sofía no van a poder tener unos papis tan buenos como vosotros. Eres una madre 10 y aun que tengas tus momentos de bajón nunca te sientas sola, vale? tienes a mucha gente apoyandote, y tus niñas están criándose sanas y bonitas como flores
    Desde Madrid te mando un abrazo enorme para ti y tu bonita familia.

    Like

  2. https://jugos10.net

    Hola

    Que tiempo has dedicado a tremendo a porte y hay demasiadas cosas que no conocia que me has aclarado, esta espectacular..
    te queria corresponder el periodo que dedicaste, con unas infinitas gracias, por enseñarle a gente como yo jojojo.

    Besos, saludos

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s